domingo, 5 de septiembre de 2010

Confianza.

Y aprender a volar sin alas,
sin las alas que tú me diste,
que un día, sin más,
me arrebataste.
Aprender del optimismo,
aprender de los errores del ayer,
para no cometerlos en un mañana.
A caer y saber levantarme,
a pesar del agotador esfuerzo,
a pesar del llanto acentuado,
seguir adelante.
A avanzar sin miedo,
sin temor a lo que me depare el futuro,
con la cabeza bien alta.
A errar sin lamentación.
A no vivir en una constante preocupación,
del "¿Qué pasará",
que venga sin más,
no temo a nada más que al no saber disfrutar,
que al no saber aprender.


No hay comentarios:

Publicar un comentario